DIAGNÓSTICO MOLECULAR DE PATÓGENOS
EN ESPECIES ACUÍCOLAS

 

 

 

 

Los organismos acuáticos pueden ser afectados por una variedad de patógenos incluyendo virus, baterías y parásitos. La detección temprana de estas infecciones puede ser difícil, y generalmente no son percibidas mientras los síntomas no son evidentes. Las técnicas moleculares, y las pruebas diagnósticas basadas en ADN, permiten detectar de forma específica la presencia de patógenos, antes de que aparezcan signos clínicos o lesiones en los organismos afectados, aun cuando la concentración del microorganismo sea mínima. La sensibilidad, especificidad y rapidez de estas técnicas permiten la identificación inequívoca del patógeno, antes de que sean visibles sus manifestaciones. La identificación exacta del patógeno permite el desarrollo de medidas profilácticas, evitando daños económicos importantes. De esta forma, las técnicas moleculares permiten ganar tiempo en la toma y aplicación de acciones correctivas, evitando la propagación de enfermedades contagiosas dentro del cultivo.

 

Se han desarrollo diversos protocolos de diagnóstico molecular para identificar agentes bacterianos y virales en cultivos acuícolas de diferentes especies. El diagnóstico basado en estos protocolos permiten una mayor sensibilidad y especificidad de detección, comparado por ejemplo, con los ensayos serológicos o microbiológicos. Además, el diagnóstico molecular demanda menor tiempo y complejidad técnica.

 

La tendencia en el diagnóstico molecular está enfocada en el uso de tres metodologías principales: (1) La secuenciación directa del ADN del patógeno (por ejemplo, la subunidades 16S y 23S del gen del ARN ribosomal de diversas bacterias); (2) La amplificación de secuencias específicas del patógeno por PCR en reacciones sencillas o multiplex (subunidades ribosomales, o bien regiones virales conservadas). La identificación de los amplicones se puede realizar por electroforesis en gel de agarosa (PCR de punto final) o bien por fluorescencia (PCR en tiempo real); (3) El uso de microarreglos de ácidos nucleicos, los cuales permiten detectar de forma simultanea secuencias de DNA, o cuantificar la expresión de genes de diversos patógenos.

 

Las técnicas moleculares también permiten detectar la expresión de genes que responden a la presencia de compuestos orgánicos o inorgánicos nocivos, los cuales pueden provenir de fuentes naturales o industriales (por ejemplo, dioxinas, mercurio, compuestos aromáticos policlorados o polinucleados o PCB). A través de la detección de la expresión de estos genes (análisis del transcriptoma), se puede confirmar que los organismos acuáticos han sido expuestos a una contaminación ambiental, evitando que sean aprobados para su consumo. Este enfoque está siendo considerando, por ejemplo, para el uso de mejillones como biosensores que permitirían conocer las condiciones existentes en las zonas donde crecen especies de interés comercial.

 

 

DOCUMENTOS DE APOYO

Aviso: La información que por este medio se proporciona tiene carácter exclusivamente informativo.
GBC Group no es responsable del uso que le sea dado por terceros