En las últimas décadas la mejora genética en bovinos ha tenido un avance impresionante debido a tres factores: el uso de la inseminación artificial; evaluación y selección genética precisas; avances en el conocimiento genómico y el desarrollo de sus herramientas.

El uso de la información genómica en la evaluación genética ha dado lugar a un cambio revolucionario en la selección del ganado vacuno lechero y cárnico.

Las evaluaciones genómicas incrementan la confiabilidad de las evaluaciones genéticas y tienen el potencial de aumentar rápidamente la tasa de mejora genética en muchos rasgos productivos, reduciendo el intervalo generacional y el número de animales necesarios para las pruebas de progenie. El uso de la información genómica es especialmente eficaz cuando se dispone de información limitada, como en el caso de animales recién nacidos, y con rasgos de baja heredabilidad difíciles de medir. Todo lo anterior se traduce en beneficios económicos para los ganaderos criadores y productores.

El crecimiento económico y social de México requiere del establecimiento de alianzas entre los sectores gubernamentales, productivos y académicos que permitan impulsar el desarrollo de las actividades ganaderas, principalmente aprovechando y mejorando las biotecnologías genómicas disponibles.